Laboral

Alemania enfrenta la huelga ferroviaria más larga de su historia por un reclamo salarial de los maquinistas

Por un reclamo salarial y de condiciones laborales, los maquinistas de trenes de Alemania anunciaron un paro de seis días. Se trata de una huelga histórica, que no sólo paralizará el servicio en el país sino que también generará complicaciones en el tráfico ferroviario de esa región de Europa. Calculan pérdidas por mil millones de euros.

El Sindicato Alemán de Maquinistas de Trenes (GDL), con alrededor de 40.000 miembros entre conductores y otros empleados, presentó este jueves una nueva propuesta a Deutsche Bahn (DB) que el operador ferroviario rechazó, lo que generó el enojo de los trabajadores.

El sindicato pide una reducción de la jornada laboral semanal de 38 a 35 horas con un aumento salarial de 555 euros al mes (equivalente al 18 por ciento) y una bonificación de recuperación de la inflación durante un año.

“Esta huelga de seis días es la más larga en la historia de Deutsche Bahn”, subrayó la portavoz de los ferrocarriles alemanes, Anja Broeker, al comentar la abstención laboral que comenzó la noche del martes al miércoles después de que los trenes cargueros empezaran a parar ya la noche anterior.

Los portavoces del Gobierno, sin dar cifras, definieron el daño previsible para la economía alemana como “enorme”. Aunque desde la Confederación Alemana de la Industria le pusieron número a esas pérdidas: hablan de unos mil millones de euros.

Esta es la cuarta vez que los maquinistas se declaran en huelga desde que comenzaron las negociaciones con Deutsche Bahn, en noviembre de 2023.

Una terminal ferroviaria de Berlín, desierta por el paro. Una terminal ferroviaria de Berlín, desierta por el paro.

En las tres huelgas anteriores se cancelaron alrededor del 80% de los servicios de larga distancia, pero los trenes regionales también se vieron gravemente afectados. Por lo tanto, ahora se presume un escenario similar durante casi una semana.

Debido a la posición geográfica de Alemania en el centro de Europa y a su economía, que por sí sola genera una cuarta parte del PIB del continente, los efectos ya comenzaron a repercutir en otros países de la UE: algunos cargueros “están en huelga y esto tiene un impacto también en el transporte de mercancías europeo”. Sobre todo, en las rutas que van “a Escandinavia o a puertos marítimos de Holanda y Bélgica“, pero también que pasan “por los Alpes”, afirmó la portavoz de Deutsche Bahn.

El líder del sindicato, Claus Weselsky, fue creciendo en la modalidad del formato de paro: ya se había registrado una huelga de tres días a partir del 10 de enero, mientras que en diciembre la abstención del trabajo duró dos días y en noviembre 20 horas.

En tanto, el ministro de Transporte, Volker Wissing, definió la duración de la huelga como “inaceptable” y pidió que las partes recurran a un mediador externo.

Según la Oficina Nacional de Turismo de Alemania, unos 7,3 millones de personas viajan diariamente en los trenes de Deutsche Bahn. La huelga actual ya provocó la cancelación de aproximadamente el 80 % de los viajes de larga distancia y gran parte del transporte regional.

Eso causó otro problema. Ciudades como Hamburgo, Stuttgart y la capital, Berlín, experimentan una fuerte congestión de tránsito en carreteras y autopistas. Y esto, al parecer, recién empieza.

Con información de agencias


Posible Fuente

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver al botón superior
WhatsApp chat
Abogado Laboralista Active para recibir novedades Laborales
Dismiss
Allow Notifications